Kiwi, crema, compota, tofe

Caramelo gigante de kiwi, compota de manzana y tofe

Hoy os traigo un delicioso caramelo gigante de kiwi con compota de manzana y tofe. Me puse como reto hacer una receta original y única cuyo ingrediente estrella fuese el kiwi y así nació la idea de este nuevo postre. La idea es simular un kiwi, el interior es una crema de mascarpone con semillas de chía, emulando las pepitas del kiwi. El interior es una compota de manzana y envolviendo todo vamos a poner unas láminas de kiwi. Como colofón final yo he usado una salsa de tofe que irá muy bien en contraste con la acidez del kiwi.

Ingredientes para 2 personas:

  • 2 kiwis
  • 100 g compota de manzana

Para la crema:

  • 200 ml de nata
  • 85 g de mascarpone
  • 75 g de azúcar (o vuestro edulcorante)
  • semillas de chía

Para el tofe:

  • 45 g de azúcar
  • 70 g de nata
  • un chorrito de brandy

Elaboración (55 min):

Pelar y hacer las láminas al kiwi. Yo he puesto a deshidratar una parte para la decoración, pero es opcional.

Ahora vamos con el tofe. Poner en un cazo el azúcar y elaborar un caramelo rubio (no debe pasarse de color), bajar un poco el fuego y añadir de seguido el brandy y la nata. Cocinar hasta conseguir la consistencia deseada.

Para la crema, lo primero es montar la nata con el azúcar hasta que adquiera cuerpo. Luego, incorporar el mascarpone y mezclar todo. Por último las semillas, dándole unas vueltas para integrar el conjunto. Reservar en frío. Recomiendo leer el truco que dejo abajo.

La compota de manzana podéis comprarla o hacer esta receta.

El siguiente paso es algo más complejo, yo he usado un artilugio de plástico que sirve para hacer sushi, pero también he probado a usar una esterilla de sushi con un film. Si no tenéis nada de eso, recomiendo ayudarse de un bol o moldes para flanes, tartas. Extendemos una capa de láminas de kiwi, luego, añadimos una capa de crema, dejando un pequeño hueco en el medio para la compota de manzana. Ponemos un poco más de crema y cubrimos con una láminas. Ahora hay que dejarlo en la nevera 2 h.

Sacar, desmoldar con cuidado y disponer en un plato. El último paso es decorar con la compota y el tofe, podéis poner puntos, lágrimas, etc.

Truco:

La crema de mascarpone puede que sea algo difícil de manejar si no estás muy de hacer repostería. Un truco, es usar un poco de gelatina en hojas, de esta manera, quedará más estable. Después de hidratar las hojas, mezclar con una pizca de nata caliente, dejar atemperar. Añadir en el momento de montar la nata.

Una auténtica delicia ¿verdad?. Si te ha gustado la receta, me ayudaría mucho si comentas y compartes. Si haces la receta puedes etiquetarme en mis redes sociales. Os dejo otra receta interesante.

6 comentarios

  1. Está súper buena, doy fe que ya la hice y probé, jeje.
    Patenta la idea, es precioso y muy original este caramelo gigante de kiwi.

    • Me alega muchísimo que guste una idea original mía. Es un postre delicioso que combina muy bien entre todos los ingredientes. Muchas gracias por tu aportación, espero verte pronto por aquí.

    • Muchísimas gracias a ti por pasarte y comentar. Es una receta muy lograda, una manera poco habitual de comer kiwi y con una crema que es única por sabor y textura. Estoy convencido que te va a encantar. Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *