Cottage Pie

Pastel de carne

El pastel de carne que os traigo es un plato tradicional de la cocina británica, concretamente la variante denominada “Cottage Pie“. Se trata de un guiso de ternera al que se cubre de puré de patata y se granita, normalmente con queso.

Otra plato muy parecido es el Shepherd’s Pie, también tradicional de la cultura británica, que se elabora con carne de cordero.

La elaboración del pastel de carne es sencilla, aunque es cierto que nos llevará algo de tiempo. Pero os puedo asegurar que merece la pena. Resulta un plato muy completo, y es viable tanto para hacer en platos individuales como una gran bandeja para la familia. Seguro va causar furor en las reuniones familiares.

Si os interesa saber más sobre este pastel de carne inglés aquí, tiene una información muy buena.

Ingredientes 4 pax:

  • 500 g de carne picada *
  • 4 patatas medianas
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 125 ml de vino blanco
  • 150 ml de caldo de carne
  • 150 de salsa de tomate, mejor si es casera.
  • 50 g de queso para gratinar
  • 1 diente de ajo
  • 50 ml de leche para el puré (opcional)
  • sal
  • pimienta

Preparación:

1. Lo primero será poner a cocer las patatas para hacer el puré, se lavan bien y partiendo de agua fría se ponen a cocer, el tiempo, lo determinará el tipo de patata. Si pinchamos con un cuchillo y se desliza con suavidad es que ya están listas. (La piel debe haber empezado a desprenderse). También se pueden cocinar al vapor.

Patata
Patata cocida

2. Vamos con la carne, a mi me gusta que el carnicero la pase 2 veces por la máquina, hará que sea más fina en boca, pero durará menos tiempo en la nevera. Normalmente es de ternera, pero podéis usar una parte de cerdo. A gusto. Picar los ajos, la cebolla de manera fina y regular, tipo brunoise. Para la zahoria suelo darle un blanqueado en agua hirviendo unos minutos. Si os gusta más al dente no hace falta.

3. En una sartén con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, bailar los ajos y antes de que doren añadir la cebolla. Rehogar unos minutos y añadir la zanahoria.

4. Cuando el sofrito esté listo añadir la carne picada y rehogar hasta que esté lista. Puedes romper los trozos más grandes con la espátula. Añadir el vino blanco y dejar que evapore unos minutos.

5. Añade el caldo de carne y deja cocer unos 20 min. Por último añade la salsa de tomate, reserva un poco para el fondo de la bandeja. Salpimenta al gusto y reserva.

6. Vamos a terminar el puré. Pasamos por el pasapuré. Una vez se le añade la leche y una pizca de aceite de oliva o mantequilla, eso al gusto. Probar de sazonamiento.

7. Precalienta el horno a 180ºC. Ten listo un pirex o bandejas de barro individuales. En el fondo vierte una cucharada de salsa de tomate reservada o aceite de oliva, evitará que se agarre en exceso. Vierte la carne y aplásta ligeramente.

8. Ahora va el puré, que se puede escudillar con manga pastelera en bastones para mayor decoración. Por último espolvorea queso para gratinar. Introduce al horno unos 10-15 minutos. Hasta que veas que gratina el queso.

Es hora de servir, y como mejor sabe, es bien caliente, aunque si la reservas de un día para otro la carne tendrá un sabor más especial. Es un escándalo de plato. Lo recomiendo probar. También recuerdo a mis lectores el resto de mis recetas, que puedes buscar aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *