Flan de huevo casero

Flan de huevo casero

El flan de huevo es ese delicioso y tembloroso postre que no deja indiferente a nadie, especialmente a los más peques. Seguramente sea el postre más consumido en este país. Nunca faltará en restaurantes de barrio, ni en sidrerías asturianas. Siempre ha estado presente en esta gastronomía y permanecerá por mucho tiempo. Es que algo tan exquisito no puede faltar.

Os dejo a continuación un enlace para ampliar la historia del flan (https://www.valor.es/postres/el-origen-del-flan/)

No resulta un postre muy difícil de elaborar, pero si quieres un flan perfecto, sin oyuelos, liso suave y perfecto, deberás conocer a la perfección el baño maría.

Manos a la obra

INGREDIENTES PARA 6 PERSONAS:

  • 1 Litro de leche
  • 5-8 huevos
  • 180 g de azúcar
  • Palo de canela, corteza de limón o vainilla
  • 100 g azúcar para el caramelo

ELABORACIÓN:

Con los 100 gramos de azúcar y una cucharada de agua o zumo de limón, poner a cocer en una sartén antiadherente. Cocinar hasta obtener un caramelo rubio. Verter en el fondo del molde o moldes si es para raciones individuales.

Por otro lado, hervir la leche con los aromas (canela, piel de limón/naranja o la vainilla). En un bol aparte, mezclar los huevos y el azúcar. Después de aromatizar la leche y dejar unos 5 minutos. Verter al bol de los huevos lentamente, removiendo con suavidad para no formar grumos, aún así, pasaremos el líquido por un chino o colador.

Rellenar el molde con la mezcla, procurando que no rebase. Es recomendable que quede un dedo de margen. Hay dos maneras de cocerlo, la más sencilla será meter al horno precalentado a 180ºC durante 1 hora para el molde grande.

El segundo método, quedará un flan más suave y bonito, para ello tapar el molde con un poco de papel de cocina y cubrir nuevamente con papel de aluminio. En este caso, el horno deberá estar a 170ºC y el recipiente interno deberá tener el agua bien caliente, pero que no haga borbotones. Disponer el molde y cocer al baño maría el mismo tiempo. El truco está en evitar que los recipientes vibren. Así saldrá un flan suave y espectacular.

Extra: Si queremos distintos flanes de sabores, por ejemplo, café, té, hierbas, etc, hay que infusionar estos con la leche. Para el flan de chocolate recomiendo el de 75% de cacao. Si queremos ir más allá, podemos sorprender con un flan blanco, al que añadiremos solo las claras.

Si te ha gustado no te olvides de comentar, nos dará mucho apoyo y fuerza para seguir. También tienes otras deliciosas recetas, igual de suculentas y sencillas de hacer. Aquí puedes buscar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *