Croquetas de jamón

Croquetas caseras de jamón

Las croquetas caseras que hoy os muestro, son ese delicioso pincho, hecho con melosa bechamel, mezclada con sabrosos sabores y especias. Recubiertas una corteza dorada y crujiente que hará al paladar temblar de placer.

Dejémonos de artificios, las croquetas se pueden hacer de muchas maneras, las hay de bechamel (como os enseño más adelante), de carne, de patata, incluso de pescado y marisco.

La característica principal que una a todas es una masa envuelta en un empanado y fritas. La forma puede ser variadas, las redondas son más habituales, ya que son más fáciles de trabajar para hostelería. También están las ovaladas, más difíciles ya que se hacen con las cucharas, en forma de quenelle.

Historia

Las croquetas tienen su origen, aunque nos pese, en Francia, se han popularizado mucho en España, Países bajos y Sicilia.

El aperitivo llegaría a la península a finales del siglo XIX. Surgió de la mano de un aristócrata llamado Louis de Bechamel. Que era recaudador de impuestos. El padre de las croquetas tal y como las conocemos sería Antoine Carême, que sirvió sus croquette a la royale para el archiduque de rusia. Este ilustre cocinero tuvo la genial idea de recubrir la bechamel con un empanado.

Existen múltiples variantes sobre el origen y como pasa con todo, la historia no es una ciencia exacta. Otra teoría es la atribución del invento a la casa Medici, se dice que los cocineros de Catalina en su boda con Enrique II de Orleans sirvieron las croquetas.

La receta original nos cuenta que la masa era mucho más dura. Cada nación ha ido mejorando y adaptando al gusto de sus ciudadanos. En España se solían aprovechar las sobras para darle algo más de sabor. Si queréis ampliar más conocimientos aquí tenéis un enlace con artículos interesantes.

Es hora de ver mi receta particular, considero que deben ser melosas, sabrosas y mantener la integridad en la fritura.

Ingredientes:

  • 500 ml de leche
  • 60 g de harina
  • 50 g de aceite de oliva
  • 1 huevo cocido
  • Jamón serrano picado fino
  • 1/2 diente de ajo
  • sal, pimienta y nuez moscada

Elaboración:

Lo primero será poner el huevo a cocinar, 18 min y estará perfecto. Seguimos poniendo la leche a hervir con el aroma, reservar. Picar bien fino medio diente de ajo y el jamón algo más grueso.

En una cazuela, poner el aceite de oliva, a mi me gusta añadir en este momento un poco de grasa de jamón ibérico, potencia el sabor. Añadir el ajo y el jamón, dar unas vueltas a fuego medio. Retirar la grasa del jamón. Incorporar la harina, removiendo constantemente, esto es el roux, dejar cocinar 5-10 min.

Retirar del fuego, dejar un minuto y verter un cazo de leche. Remover evitando los grumos. Ponerlo brevemente al fuego para que tome consistencia, repetimos el proceso un par de veces mientras incorporamos el resto de la leche.

Poner a fuego suave, mientras picamos el huevo, no dejar de remover cada poco para evitar que se agarre. Es el momento de echar el huevo, sazonamos con una pizca de sal, 2 vueltas de pimienta blanca y una pizca de nuez moscada. Probar y rectificar si fuera necesario. Dejaremos cocinar unos minutos más y vertemos la masa en un recipiente para poder extender.

Dejar enfriar unas 8 horas en la nevera, tapadas a piel con papel de film no van a coger sabor. Transcurrido el tiempo, preparar 3 recipientes para el huevo batido, harina y pan rallado. Pasar a formar las croquetas, para las bolas tan sencillo como cortar porciones y trabajar con un poco de aceite, para las de cuchara requiere saber la técnica, pero no es difícil.

Pasar por harina, huevo y pan rallado. Freír en abundante aceite caliente. Una de las razones por las que se abren es por no sumergirlas por completo en el aceite. También puede ser por el fuerte contraste al meterlas muy frías o por una masa muy blanda. Recomiendo encarecidamente escurrir en papel absorbente.

Croquetas abiertas
Croqueta abierta
Trucos

Existen varios trucos para hacer las mejores croquetas, uno de ellos es tener en cuenta que a la hora de incorporar la leche al roux, ambos, debes estar a una temperatura similar, de este modo no nos saldrán grumos.

Otro secreto es que la leche se puede aromatizar, recomiendo que se haga con un hueso de jamón ibérico de calidad para este caso. Personalmente lo utilizo para hacer croquetas de todo tipo, añadir un poco del caldo de cocción del pulpo, en caso de hacerlas de pulpo, las de pollo con una carcasa de gallina, etc.

Os espero en la próxima receta, no te vayas sin compartir tu opinión, nos ayudará a seguir mejorando. Recuerda que si pinchas aquí, podrás ver mis otras y deliciosas recetas.

6 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *